25 de octubre de 2017

Malditas visitas o visitas malditas (España)

En este mes del terror no podían faltas los típico lugares sobre los que descansan historias tenebrosas, de misterio e inquietantes. Alguna vez me he sentido tentada de visitar alguno de ellos pero o bien no me ha cuadrado o me lo he pensado mejor y he cambiado de idea; así que finalmente solo he estado en Zugarramurdi. Te animo a conocerlos y de ser así a que me cuentes qué tal ha resultado la peculiar visita. Comenzamos... 


1. Belchite en Zaragoza 


Belchite, un pueblo cercano a Zaragoza, fue una joya arquitectónica con capillas, palacios renacentistas, iglesias o templos hasta que fue bombardeada durante la Guerra Civil dejando un balance de más de 6.000 muertos en quince días.
Quien pasea entre sus ruinas puede imaginar el horror vivido y para muchos investigadores de lo paranormal Belchite es el lugar por excelencia de las psicofonías.
Aseguran que existen grabaciones que atestiguan los gritos, caídas de bombas o resonar de campanas de los quince días que convirtieron Belchite en un pueblo fantasma.
Parte de sus ruinas aún continúan en pie siendo fiel reflejo del horror de la guerra.
A nadie deja indiferente este lugar, muchos son los que aseguran tener extrañas sensaciones al recorrer sus calles o adentrase entre los vestigios de las iglesias, posiblemente fruto de la sugestión o tal vez una sensibilidad especial para captar determinadas impregnaciones. Otros testigos aseguran haber escuchado el repicar de las campanas de las iglesias.


2. Mussara en Tarragona


Dentro del término municipal de Vila Plana de Tarragona, se encuentra La Mussara, un pueblo «fantasma» desde el año 1956 famoso por su belleza paisajística, sus vías de escalada y sobre todo por los misterios que le rodean. En la actualidad quedan solamente las ruinas de unas pocas casas y una iglesia. Destaca un caserío junto al cual, se comenta, hay una piedra de gran tamaño que todo aquel que la sobrepasa va a parar a la «Villa del Seis», un siniestro lugar que está en otra dimensión.
Y es que en La Mussara se han producido misteriosas desapariciones que a día de hoy aún no han sido resueltas. Ya no se trata de leyenda urbana, donde nunca aparece el testigo en primera persona, en La Mussara se han dado desapariciones misteriosas con nombre y apellidos. Una espesa niebla cubre el lugar, incluso se han escrito versos acerca de ella, produciendo desconcierto en gran cantidad de personas y dando lugar a espacios temporales perdidos. En más de una ocasión, y tras sorprender la niebla al visitante, varios son los que han testificado haber estado minutos en este pueblo para comprobar más tarde que en realidad habían pasado horas. 


3. Pedraza en Segovia


Pedraza es un bonito pueblo de la provincia de Segovia que conserva intacta su esencia medieval. Pasear por su callejuelas y comer en sus restaurantes es un placer pero en esta ruta de lo misterioso destacamos el castillo de Pedraza, cuyos muros encierran historias de amor y venganza. Cuenta la leyenda que el amor de Elvira y Roberto se vio truncado por el señor del castillo que los mató por el amor de ella. Hoy son numerosos los testimonios que aseguran haber visto, durante una determinada noche del año, a dos figuras misteriosas paseando por el castillo y que, además, llevan sobre su cabeza una aureola de fuego.


4. Barranco de Badajoz en Tenerife


Pocos lugares en España desprenden tanto misterio como el Barranco de Badajoz en la localidad tinerfeña de Güímar.
Rondaba el año 1910 cuando un grupo de obreros excavaba en busca de agua. Tras días de trabajo dieron con una cueva con unas escaleras ascendentes talladas en la roca.
La historia narra que cuando estos obreros intentaron subir aparecieron dos seres muy altos vestidos de blanco que les señalaron el lugar donde excavar. Pero este lugar tiene otra historia aún más inquietante que ocurrió a finales del siglo XIX cuando una niña del cercano pueblo de San Juan fue a pasear al barranco. La pequeña entró en una cueva donde, según ella misma narró, estuvo durante horas hablando con un enigmático ser. Cuando regresó a casa sus padres y parientes eran unos ancianos, mientras que ella permanecía exactamente igual. La entrada a la cueva fue cerrada por los vecinos.


5. Bélmez en Jaén


El supuesto fenómeno paranormal de las «Caras de Bélmez» dio a conocer el pueblo a escala nacional e internacional. La historia se remonta a 1971 cuando surgió misteriosamente en una humilde vivienda del pueblo un extraño rostro en el suelo de la cocina ante la atónita mirada del matrimonio que allí vivía. Tras eliminar la cara volvió a aparecer diecisiete días después. Se excavó el suelo de la casa para dar con el problema y la sorpresa fue encontrar restos humanos allí enterrados. Parapsicólogos acudieron al lugar y registraron psicofonías escalofriantes. En una de ellas se escuchaba «es que yo sigo enterrada» y en otra «Germán pica patio, levanta cemento».


6. Zugarramurdi en Navarra


En los Pirineos está anclado Zugarramurdi, un lugar donde la maldición se mezcla con su paisaje indescriptible. Corría el año 1610 cuando el clima de crispación entre los habitantes de la aldea llevó a un grupo de mujeres a ser ejecutadas en el auto de fe celebrado en Logroño. Fueron varios los testigos que aseguraron que aquellas mujeres acudían a los aquelarres y en las cuevas de Zugarramurdi, realizando diversos ritos en nombre del mismísimo Diablo. Hasta 300 detenciones de mujeres siguieron a estas declaraciones, demostrando la locura y el miedo desatados por la Inquisición. Hoy en día, puedes acudir a las representaciones de los aquellares en las cuevas de Zugarramurdi, en honor a las asesinadas.


7. Castillo del Buen Amor en Salamanca


Otro castillo convertido en hotel y que guarda historias sin explicaciones aparentes es el del Buen Amor en la localidad de Topas, en Salamanca. Se dice que este lugar, levantado sobre los cimientos de una fortaleza del siglo XI, está envuelto por un halo de misterio.
De hecho varias personas, tanto trabajadores del hotel como huéspedes que se han alojado aquí, han presenciado hechos inexplicables. Llamadas de teléfono desde habitaciones vacías, ruidos «extraños» en sus salas y pasillos o respiraciones de «ultratumba» son algunos de los testimonios recogidos.


8. Jafra en Barcelona


Otro enclave misterioso es Jafra. Este pueblo abandonado de la comarca del Garraf en Barcelona esconde varias leyendas aunque la más repetida gira entorno a un pozo en el interior del cementerio. Al parecer en aquel lugar un niño perdió la vida y desde entonces son muchos los que aseguran haber visto la imagen espectral del pequeño corriendo por el pueblo para después desaparecer como si de un holograma se tratara.
Además cuentan visitantes y vecinos que en ocasiones cuando llega el atardecer unos lamentos parecer emanar del pueblo sin poder ser ubicados. Pero no es el único enigma que esconde Jafra. Este pueblo tiene su propia «casa encantada» conocida en la zona como «la casa poltergeist» donde aseguran se escuchan ruidos, golpes y en ocasiones pasos, como si esta casa en ruinas estuviese habitada por alguien que no pertenece a este mundo.


9. Ochate en Burgos


Ochate, una localidad abandonada del Condado de Treviño (Burgos) y que tiene el privilegio de ser uno de los lugares que más leyendas acapara. Este pueblo del que solo hoy quedan ruinas llegó a ser, en el siglo XIX, la zona más poblada de toda la comarca hasta que sufrió la «maldición» y en sólo diez años tres grandes epidemias arrasaron toda la población.
La primera en 1860, cuando se extiende la viruela, de la que apenas sobreviven una decena de personas. El pueblo consiguió rehacerse pero sorpresivamente en 1864 se propaga el tifus y vuelve a destruir el lugar.
Ochate vuelve a repoblarse, pero en 1870 una epidemia de cólera sepulta de manera definitiva a las personas que intentaban reconstruir y repoblar el pueblo. Lo curioso del caso es que ningún vecino de los pueblos aledaños sufrió las enfermedades que acabaron con los habitantes de Ochate.


10. Preventorio de aguas de Busot


La oscura leyenda de este balneario de aguas termales comienza a raíz de su abandono tras la Guerra Civil, durante la cual fue utilizado como hospicio para acoger a enfermos de tuberculosis. Tras el final de la contienda, es abandonado y expoliado por vándalos. Los amantes del misterio comenzaron a recorrer su destartalado interior en pos de la «Dama de Blanco», una aparición en forma de luz blanca que se dice que deambula por el preventorio.


11. Hospital del Tórax en Barcelona


Antiguo hospital en el cual se suceden fenómenos paranormales de todo tipo cuya causa, según la teoría paranormal, radica en la gran cantidad de suicidios que ocurrieron en este lugar. Este lugar fue destinado a los enfermos de tuberculosis y otras enfermedades respiratorias. Según las estadísticas oficiales, por las que era especialmente conocido, se producían mayor número de suicidios que en cualquier otro hospital en todo el país. Además, hay afirmaciones de que en el lugar se hayan realizado rituales satánicos y de otros tipos. En 2003 los "Mossos d'escuadra" policía autonómica de Cataluña, detuvieron a un grupo de menores que habían encontrado unos fetos humanos aún conservados en formol.
A día de hoy el antiguo Hospital del Tórax se encuentra en proceso de remodelación para albergar oficinas y locales de uso para los ciudadanos de Terrasa. Una de sus alas ha sido adquirida por la Productora Cinematográfica Filmax. Ahora que el edificio es propiedad de la Generalidad, el Parque Audiovisual de Cataluña y albergará distintas empresas relacionadas con el vestuario, el maquillaje y la caracterización.


12. El cortijo Jurado en Málaga


Cortijo Jurado, anteriormente conocido como Cortijo de Heredia, es un cortijo con tintes de hacienda, levantado por la familia Heredia a mediados del siglo XIX. Este edificio ha pasado a ser ampliamente conocido en medios de comunicación de ámbito nacional relacionándolo con la temática paranormal, llegando a ser calificada como casa embrujada. Según una leyenda urbana, varios casos de desapariciones de chicas jóvenes estarían relacionados con ritos sexuales satánicos llevados a cabo en el cortijo por personas de la alta sociedad del siglo XIX, personas que podían escapar de la justicia mediante sobornos.
Según la misma leyenda, la mansión tiene unos sótanos ocultos en los que hay máquinas de tortura y que están comunicados con el vecino Cortijo de Colmenares (actual Club de Golf Guadalhorce, situado junto al río, en el que se encontraron varias momias) por un túnel secreto por el que sacaban a las víctimas.
Otras versiones sostienen que las víctimas están enterradas bajo el cortijo, lo que explicaría los sucesos paranormales allí ocurridos.


13. El duende de Zaragoza en Cuenca (¡que no!)


En una casa se oye una voz procedente de una hornilla de gas. Las autoridades policiales se personaron en la vivienda y los albañiles inspeccionaron los conductos de gas y otros elementos de la vivienda. El ejército colaboró, aislando la zona y evacuando a los habitantes cercanos a la vivienda, además de cortar las comunicaciones por ondas, sin embargo aquella voz seguía oyéndose. La policía llego a establecer conversaciones con la voz, demostrando que la fuente de la misma poseía una poderosa inteligencia.
El caso se convirtió en un fenómeno mediático que recorrió toda España, incluso traspasando nuestras fronteras hasta convertirse en portada de los diarios más prestigiosos. Este caso se dio por finalizado tras culpar (sin pruebas) a la criada del hogar. El edificio fue derrumbado y se construyó otro.


14. La Diputación de Granada


Actualmente alberga la sede catastral.
La historia paranormal del lugar se remonta al siglo XIX, cuando el solar estaba ocupado por los almacenes Wolworth; aunque en realidad la fama como lugar encantado le sobrevino con la remodelación del lugar para acomodarlo como edificio público. Este hecho dio más fuerza a la hipótesis paranormal, ya que durante las obras se encontraron cierta cantidad de huesos humanos que rápidamente se asociaron al mito ya existente en el lugar, creando un influjo colectivo de enorme fuerza.
En el periodo en el que el edificio servía como diputación, se han sucedido numerosos y variados fenómenos paranormales que han llegado a alarmar a los trabajadores del lugar, llegando incluso a solicitar de forma oficial ayuda a varios grupos de investigación paranormal. 



15. Palacio Canto del Pico


Este palacio estuvo habitado por celebridades y personajes históricos del siglo pasado. Franco fue la última persona en vivir en este lugar, que hoy sigue sin encontrar dueño debido a la leyenda que lo envuelve. El lugar, a 1.000 metros de altitud, es imponente pero si lo visitas de noche sentirás escalofríos desde la larga escalinata de piedra.


16. El sanatorio de Alfaguara


La alemana Bertha Wihelmi decidió dedicar su vida a los demás luchando contra la tuberculosis tras el fallecimiento de su hermano por dicho enfermedad.
El enclave, rodeado de bosques, sería el lugar perfecto para la recuperación, aunque tan sólo fuese parcial, de los pacientes. Los granadinos acogieron con estusiasmo la inauguración del hospital y la prensa de la época elogió ampliamente la iniciativa.
Pronto sus instalaciones estuvieron repletas de afectados, que disfrutaron de las bondades de Bertha y sus enfermeros. Sin embargo, de la noche a la mañana sucedió algo extraño y el hospital fue clausurado. Los enfermos se vieron obligados a desalojar el centro, el cual desde entonces permanece en un lamentable estado de abandono.
Cuenta la leyenda popular que Bertha no pudo soportar por más tiempo la ausencia de su hermano y se suicidó en una de las habitaciones del sanatorio, posiblemente ahorcada.
Otras versiones, quizá más realistas, apuntan que su fallecimiento estuvo provocado por un derrame cerebral. El caso es que tras la desaparición de Bertha nadie continuó con la obra de la buena mujer. Hoy en día el antiguo hospital es poco más que unos muros viejos, decrépitos y destrozados, que tan sólo nos permiten imaginar la estructura de lo que en su momento fue un edificio que colmó de esperanzas a enfermos condenados a morir.
A partir de entonces, si atendemos a las declaraciones de diferentes testigos, entre las paredes del hospital continúan habitando «presencias invisibles». Hechos sin explicación Dos investigadores granadinos, Juanjo y Antonio Guzmán, llevaron el peso de la investigación sobre los extraños sucesos en el hospital de Bertha.
Durante años convirtieron aquel rincón de la Sierra de Alfaguara en su centro de operaciones. Ambos sufrieron en el lugar un fenómeno de difícil explicación, cuando atravesaban en automóvil el pueblo de Alfacar. Su coche, como casi todos los que están en circulación desde hace años, posee un sistema electrónico LCD en el que aparece la fecha y la hora. En un determinado momento observaron cómo los números de la pantalla de cristal líquido comenzaban a cambiar, hasta reflejar una fecha y hora diferentes. Los investigadores no le dieron mayor importancia al suceso. Sin embargo, tiempo después, los lugareños les narraron el caso de un hombre que se ahorcó en un árbol cercano al viejo sanatorio a mediados de los años 70 del pasado siglo. Sorprendentemente, la fecha y hora de la muerte del individuo coincidían con las que habían aparecido en la pantalla LCD del automóvil semanas antes. Este desconcertante hecho se repetiría en el caso de otros visitantes, tal como pudieron averiguar tiempo después los investigadores.
Durante décadas, visitantes y excursionistas experimentaron extrañas sensaciones en las inmediaciones del decrépito edificio. De hecho, existe una zona muy cercana al viejo hospital, tranquila y resguardada, que es muy frecuentada por campistas. Éstos, en más de una ocasión han sufrido algunos «percances» que han provocado su huida.
Por ejemplo, muchos de ellos han narrado que sus tiendas solían aparecer rajadas, cuando nadie más se encontraba en la zona.
Otros visitantes ocasionales, en este caso senderistas, afirman haber percibido ciertos sucesos desconcertantes. Desde el curioso fenómeno conocido con el nombre de «sonido cero», consistente en la ausencia total de ruidos (manifestación habitual en los lugares marcados por lo paranormal) hasta casos de individuos que, tras pasar junto al edificio, se desorientan y terminan perdidos en medio del bosque.
Los investigadores lograron captar un buen número de psicofonías, en algunas de las cuales se escucha el nombre de Bertha Wihelmi o las propias voces se identifican como la holandesa. En otras, las grabaciones muestran lejanas y breves conversaciones relacionadas con el pasado del ruinoso edificio. El grupo de investigación inicial disminuyó su número de miembros a medida que los fenómenos se hacían más espectaculares. Así, algunos de los aficionados a lo paranormal pudieron percibir como «algo» invisible tiraba de sus ropas o mochilas, por lo que muchos decidieron no volver al lugar.


Si te gustó, puedes compartir pinchando en los iconos azules de redes sociales que tienes justo aquí debajo. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. ¡Vaya! Estuve el Pedroza y no me enteré de la historia paranormal. Qué pena que no me la contaron :P. Y vaya forma de arreglar lo del duende... tiramos el edificio, construimos otro y ya está jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento enterarme de estas cosillas antes de ir a los sitios, pero a mí también se me ha escapado alguno. Y casi doy gracias porque luego soy una 🐔 jajja

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me encanta informarme de estas cosas. Me dan mucho miedo pero no puedo evitar informarme xD.
    En Sevilla hay varias historias del estilo que me enteré por Cuarto Milenio.
    Gracias por esta entrada ^^.
    Un beso desde Jardines de papel .
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si fuéramos de pueblo en pueblo preguntando, en todos habría alguna historia. Qué miedito 👻

      Eliminar

Gracias por participar.