16 de octubre de 2017

6 Estancias SOBREacogedoras, ¿una paradita?


En esta entrada te traigo unos cuantos lugares en los que no me hospedaría ni durante una noche de tormenta, niebla, nieve y asesinos en serie sueltos.
He tenido la «suerte» de asomar el hocico únicamente al número 1, ya que los demás no los conocía en el momento en que visite las ciudades o pueblos en los que se ubican.
Este Halloween si tienes ganas de hacer algo diferente, ya sabes. Entra en una web de alojamientos y reserva para la noche más terrorífica del año muahhhhhhhh jajajaajajaj 👻👻

scooby doo serie


Empecemos con el listado...



1. Parador de Limpias (Cantabria)


cantabria paradores

Las primeras noticias sobre hechos extraños son anteriores al inicio de las obras destinadas a convertir el palacio en parador, cuando el edificio se encontraba totalmente abandonado. 
Parece que al iniciarse las obras algunos de los operarios que trabajan en el lugar comenzaron a escuchar sonidos extraños y notas de un piano que procedían de alguna de las estancias del palacio. 
La dimensión que alcanzaron los sucesos llegó a tal punto que se dio el curioso caso de obreros que se negaron a acudir a trabajar allí por el miedo que les producía la continua repetición de esos extraños sonidos y fenómenos tales como el movimiento inexplicable de objetos, sillas y lámparas.
 A todo esto se suman más testimonios de otros investigadores: chirridos de cadenas, ruidos extraños, golpes, apariciones de un hombre en posición yaciente en una de las habitaciones, el sonido de una canción infantil de piano en la planta baja y las continuadas apariciones de una mujer con un camisón blanco acompañada de un niño, paseando por las numerosas estancias de palacio y por sus jardines. 


2. Olite (Navarra)


En Navarra tenemos a un príncipe que está tan encantado con el retrato que cuelga de una de las paredes del Parador de Olite que no permite que se apague la lámpara que ilumina su estampa. Aunque se vaya la luz en el edificio su imagen sigue bajo el foco, es su modo de decir, aquí estoy yo y este es mi palacio. Por lo demás es un fantasma de lo más tranquilo, no molesta a nuestros visitantes y se muestra discreto y respetuoso con su descanso.

fantasma olite
Lámpara fantasma


 3. Parador Duques de Cardona (Barcelona)

  
Si te alojas en este Parador ten cuidado con la habitación 712, parece ser que durante un tiempo los muebles optaron por tener vida propia y, cada noche, se movían hasta quedar muy juntitos en el centro de la misma. Los sustos que se llevaban las camareras eran terribles, aunque parece ser que, en estos momentos, la cosa está más tranquila y la decoración se queda en su sitio. El enclave de este castillo medieval es único y, en las noches de luna llena, las sombras parecen cobrar vida.
Esta sala se mantiene siempre cerrada, a no ser que algún huésped se atreva a solicitarla.
En los últimos años, los clientes que han pasado por esta habitación aseguran haber sentido en ella presencias extrañas, voces, grifos abiertos... La mayor parte de ellos simplemente dicen que les ha costado conciliar el sueño o que han pasado una noche inquieta, otros sin embargo, mantienen que ha sido imposible dormir por el movimiento de muebles en la habitación superior, aunque ésta siempre ha estado vacía. Incluso el personal de limpieza del Parador ha decidido acceder a la habitación de dos en dos, para estar acompañados en todo momento.  
Cuenta la leyenda que el origen de estos sucesos paranormales está en una triste historia ocurrida aquí en el siglo XI, cuando una joven cristiana, Adalés, se enamoró de un musulmán y fue condenada por su padre a vivir para siempre encerrada en la Torre Minyona, donde murió de pena. Su triste alma, aseguran, vaga todavía por la zona y se manifiesta en estos extraños sucesos que muchos han percibido en la habitación 712.


4. El castillo de Santa Catalina en Jaén


 El Parador de Jaén Castillo de Santa Catalina es, posiblemente, el único establecimiento de la red que en su historia cuenta con una reclamación por la existencia de un fantasma en la habitación 22. Al parecer, una noche un cliente fue arrancado de su sueño por el ruido de golpes en su puerta y las voces de una mujer.
Pero no es el único inquilino incorpóreo del Parador: en Jaén cuentan con la presencia del conocido como «Terrible Lagarto», prisionero del castillo que murió de hambre durante su cautiverio. Ahora se pasea tranquilamente por los salones y aprovecha las tardes de sobremesa para adoptar la forma de los clientes del Parador. No es peligroso pero si alguna vez notas que la persona con la que estás hablando no recuerda algo que le acabas de contar es posible que, justo en ese momento, su cuerpo se encontrara ocupado por el antiguo prisionero.


5. Hotel Meliá Zaragoza


El 12 de julio de 1979 un trágico suceso conmocionaba a la ciudad de Zaragoza y a todo el país, un sobrecogedor incendio devoraba el hotel Corona de Aragón originando una de las tragedias mas desoladoras de nuestra historia reciente.
Fue un incendio terrible y lleno de incógnitas que se cobró la vida de 78 personas, además de innumerables heridos y quemados.
A día de hoy aun se duda sobre si un atentado fue la causa de la tragedia, ya que además de numerosos altos mandos militares también se alojaban en el hotel.
Al tiempo el hotel fue restaurado y remodelado, volviendo a abrir sus puertas al público, pero según cuentan numerosos testigos la tragedia allí vivida quedó grabada para siempre entre sus paredes, repitiéndose cada noche como una vieja cinta, desconcertando y atormentando a propios y extraños que a diario trabajan o descansan en él.
Todo comienza al salir a la luz el testimonio de una de las azafatas que se alojó en este hotel. 
«Yo no sabía nada de la habitación, pero lo cierto es que una noche que me tocó sentí la opresión de otra presencia. La sentía continuamente en la ventana, intentando abrirla como si no pudiera hacerlo. No me podía quedar dormida porque me parecía cuando estaba en duermevela que alguien se inclinaba sobre mí. Pensé que eran mis nervios y una mala pasada de mi imaginación, pero resulta que al comentárselo a una compañera, ésta me dijo: Allí sucede algo. No eres la única a la que le ha pasado. 
Muchas de las personas que han tenido la suerte o desgracia de dormir en ella coinciden en el calor insoportable que se concentra en la misma, incluso no pudiendo ser rebajado ni con el aparato acondicionador, ya que como relatan numerosos testigos incluso este mismo despide un aire abrasador, hecho que por lo visto también ocurre con la temperatura del agua de los baños, y para algunos hasta con los manillares de puertas y muebles que arden al tacto.  El autentico espectáculo que se experimenta en esta habitación no solo termina aquí, sino que parece mostrar siempre un patrón común: encendido y pagado repetitivo durante la noche, sin causa aparente, de las luces de la habitación y del pasillo, olores nauseabundos, repetitivas llamadas al teléfono sin que nadie conteste al otro lado, una estremecedora sensación de asfixia que te despierta en mitad de la noche, toques en la puerta… e incluso según alguna que otra persona a la cual le ha impedido dormir, una misteriosa luz anaranjada que se cuela por debajo de la misma, como si el fuego se encontrase en esos momentos en los pasillos. 
Al parecer no solo en la habitación 510 se dan sucesos inexplicables, aunque sea donde parece que tengan preferencia por manifestarse, en el resto del hotel también se han dado testimonios de personas anónimas y empleados que se han topado de cara con el misterio.
En los pasillos, sobre todo en los de, una vez mas, la planta quinta, se escuchan ruidos de pasos o carreras, apreciables desde las habitaciones o el piso de abajo, comprobándose que no hay nadie en los mismos, pues se llegan a dar incluso con la planta vacía. Hay quien relata como caminando por los estrechos pasillos han sentido como si los empujasen, detallando que el suceso experimentado no ha sido como quien te empuja premeditadamente, sino mas bien como cuando chocas con alguien que por una razón u otra huye de algo y no ha podido evitarte. 
Numerosas son las personas que pasan cada día por el ahora hotel Meliá Zaragoza, y muchas de ellas se reafirman en que nunca volverían a pasar una noche en el mismo, ni por todo el dinero del mundo.


6. Hostal Cat's en Madrid


El edificio tiene historia, los datos que se disponen hablan de un palacio de 1803 conectado con la iglesia de San Sebastián,el antiguo cementerio de la iglesia estaría ubicado junto al sótano del hotel edificio. En su interior todo tipo de fenómenos que hace sospechar a sus propietarios que lo habitan fantasmas, al igual que al personal del hostal y a los propios huéspedes. 
Uno de los socios de la inmobiliaria Bonsai Servicios, Carlos Portal, sabe su historia y la leyenda que sobre él pesa de estar encantado: «A comienzos de este siglo, era un palacete que servía de vivienda habitual de la familia dictamen. El inmueble duró pocas semanas en el mercado al ser comprado por una pareja de conocidos periodistas con la intención de reformarlo y vivir allí, apenas comenzaron las obras de rehabilitación empezaron a suceder cosas extrañas. 
Pasos en la primera planta cuando no había nadie, un ruido ensordecedor de algo que caía sin que se moviera un clavo, la reja de la puerta del despacho que se cerraba sola o que el antiguo ascensor subía y bajaba solo. Tanto la dueña, Mara Colás, como su hija sentían que allí dentro algo «chupaba su energía» y que aquella casa las rechazaba, por lo que decidieron desistir y vender de nuevo el edificio en el año 2002.


Si te gustó esta entrada, puedes compartirla pinchando en los iconos azules de redes sociales que tienes justo debajo. ¡Gracias! 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. La que me parece más fuerte es la del hotel Meliá, no me imagino el miedo de pasar una noche allí. Yo la verdad soy muy miedosa, no me gusta dormir ni en casa de mis tíos ni de conocidos, ni nada, jaja, sólo mi cama es segura para mí. Pero bueno, si escucho el teléfono, la puerta, escucho pasos, gritos, no sé, saldría corriendo seguramente, aunque tenga que pasar la noche en vela en la calle. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llega un momento en que si oyes grifos, pasos, gritos, huele a humo... y no hay nadie te tienes que mosquear de narices XD yo salgo corriendo y me falta pueblo

      Eliminar
  2. Bueno, bueno bueno... ¡Me encantan estas historias! Me han sorprendido la de la lámpara y la del prisionero :O. Aunque todas tienen lo suyo. Por supuesto, comparto esta entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el Meliá y el Hostal cat's pasé un mal rato, pero lo compensó lo que me reí al toparme con la reclamación de Santa Catalina. Gracias por compartir! 😚

      Eliminar

Gracias por participar.